NBA: LOS PLAYOFFS DEJARÁN UN CAMPEÓN INÉDITO O “VINTAGE”

La NBA se acostumbró en los últimos años al dominio de determinados equipos y de jugadores en particular. Desde LeBron James en Miami Heat, Cleveland Cavaliers y Los Angeles Lakers a los San Antonio Spurs de Manu Ginóbili, Tim Duncan y Tony Parker liderados por Gregg Popovich, pasando, claro, por los asombrosos Golden State Warriors de Stephen Curry. Sin embargo, esta definición ofrecerá un nuevo panorama.

Es que habrá, cualquiera sea el ganador del título, un campeón inédito si triunfa la conferencia Oeste o uno “vintage” si gana quien llegue por el Este.

Porque por un lado están los Phoenix Suns y Los Angeles Clippers. Ninguno fue campeón. 53 años de vida llevan los de Arizona en la mejor liga de básquet del mundo. Más de medio siglo sin haber gritado el grito máximo jamás, pese a que en 30 de esas temporadas jugó los playoffs. Perdió la final por el título en 1976 y, más acá en el tiempo, en 1993 con el recordado equipo que lideraba Charles Barkley y que no pudo contra los Chicago Bulls de Michael Jordan.

Los californianos, en tanto, llevan casi tanto tiempo como su rival en la NBA: 51 años si se tienen en cuenta sus viejas denominaciones (Buffalo Braves y San Diego Clippers). Y su recorrido es todavía más “vacío” que el de Phoenix: esta final de conferencia, que comenzó anoche con triunfo 120-114 para los Suns, es la primera de toda su historia.

Hasta acá, tenían siete derrotas en las semifinales (5 en el Oeste y 2 en el Este), tres de ellas en la etapa del “Lob City”, con los recordados equipos encabezados por Chris Paul (hoy, justamente, estrella de los Suns), Blake Griffin y DeAndre Jordan dirigidos por Doc Rivers y con Tyronn Lue, actual entrenador de los Clippers, como asistente.

Del otro lado, llegaron unos Milwaukee Bucks que padecieron muchísimo la serie contra Brooklyn Nets y que indudablemente se vieron favorecidos por los problemas físicos que aquejaron al equipo de Steve Nash: Kyrie Irving se lesionó, lo mismo que James Harden y el talento individual de Kevin Durant no alcanzó.

Los Bucks eran probablemente uno de los equipos (sino “el” equipo) que más había prometido en las últimas temporadas sin llegar a cumplir las expectativas, lo que despertó dudas acerca de su figura, el griego Giannis Antetokounmpo. En las dos temporadas anteriores, incluso siendo mejor récord de la fase regular, se despidieron en final y semifinal de conferencia.

El único título de la franquicia, en 53 años y con 33 presencias en playoffs, data de 1971, cuando brilló con la camiseta de los ciervos el máximo goleador histórico de la NBA, Kareem-Abdul Jabbar, acompañado por otra leyenda como Oscar Robertson.

Atlanta Hawks, que despachó al número 1 del Este en la fase regular, Philadelphia 76ers (le ganó en la noche del domingo 103-96), es el que mayor recorrido tiene en la liga: 72 temporadas en las que también fueron conocidos como los St. Louis Hawks, Milwaukee Hawks y Tri-Cities Blackhawks.

Sus 47 años en playoffs alcanzaron apenas para un título, hace ya demasiado tiempo: 1958, cuando aún eran St. Louis y los playoffs consistían apenas de dos rondas. Fue 4-1 a los Pistons en la final de división y 4-2 a los Celtics en la final del campeonato, con la figura del Hall of Famer Bob Pettit (2 veces MVP y 11 veces All-Star) como la más destacada.

Aquella fue una época dorada para el equipo, que podría haber hilvanado una serie histórica pero perdió otras tres finales: 1957, 60 y 61. Desde entonces tuvo que esperar muchísimo tiempo para volver a dar pelea: en 2015, dirigido por Mike Budenholzer (actual DT de los Bucks) y liderados por Al Horford, Paul Millsap (hoy compañero de Facundo Campazzo) y Jeff Teague, cayeron en las finales de conferencia ante los Cavaliers de LeBron.

Fuente: Clarín.