PADRES AUTOCONVOCADOS

PADRES AUTOCONVOCADOS DE LA UNS

“Hay chicos que tras una clase presencial corren a su casa para llegar a otra virtual”

Eugenia Díaz se quejó del paro al que convocó Atuns y pone en riesgo la reapertura de las aulas. “Estamos angustiados”, reveló.25.06.2021 | 09:31

El Consejo Superior de la Universidad Nacional del Sur aprobó en las últimas horas una resolución que establece que las clases presenciales en el nivel universitario se retomarán a partir del 24 de junio de 2021 y en el nivel preuniversitario a partir del 28 del mismo mes.

Sin embargo, desde Aduns anunció un paro total de actividades presenciales universitarias y de educación media que se ejecutará hasta el 2 de julio. De este modo, corre serio riesgo de la normalización de los calendarios, a partir del pase a fase 3 que experimenta Bahía Blanca.

Eugenia Díaz es una de las principales referentes de los padres autoconvocados y, en diálogo con LA BRÚJULA 24, argumentó su malestar con la situación: “Estamos en junio y los chicos perdieron desde el año pasado más de 200 clases presenciales. Desde el rectorado informaron que las actividades se iban a retomar desde ayer. Ahora estamos en manos de los docentes y que no hagan el paro”.

No obstante, en su charla con el periodista Germán Sasso, Díaz reconoció que “no todos adhieren a la huelga. Como padres hicimos un relevamiento y, por escuela de las cinco que dependen de la UNS, el porcentaje da 60% de docentes que acuden a dar clase. El resto se pliegan a cada medida de fuerza, con los chicos siempre en el medio. Esa es nuestra principal angustia”.

“El paro anunciado para el lunes sería por toda la semana. En esta ocasión, se escudan en la pandemia, no leí que se hable de aspectos salariales. Deben tener gente que sabe más que aquellos que autorizan la apertura de las aulas. Explican que la información que maneja el gobierno provincial no es correcta. Hay chicos que tienen una clase presencial y para llegar a la siguiente que es virtual tienen que ir corriendo a su casa”.

Por último, algo resignada sostuvo que “todos los días tenemos un ejemplo de una situación que rozan lo bizarro. Tienen clases de historia por Whatsapp, los hacen leer un texto y a los 30 minutos les preguntan qué les quedó. Los papás hemos sido sumamente tolerantes, hemos establecido diálogos formales, con inquietudes que no obtuvieron respuestas inmediatas. No todos los docentes son iguales, pero existe un universo que no trabaja bien y eso molesta”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *